“Nuestro éxito inicial nos está condenando”

Las tensiones sociales que se intensificaron con la crisis COVID-19 necesitan comunidades capaces de analizarlas, debatirlas y enfrentarlas para descongestionarlas.


¿Estamos solos?

La proyección inepta de nuestro gobierno nos hace sentir que sí, lo estamos. Pero con eso hacemos invisibles a la gente y a las comunidades que están luchando desde distintos lugares, haciendo sacrificios admirables, apoyándose y compensando la ausencia y corrupción del estado.

No, no estamos solos, no mientras nos tengamos como comunidad .Ciudad del Este y Alto Paraná perciben una suerte de trato diferenciado respecto a las medidas sanitarias impuestas por el gobierno. Como cualquier comunidad diversa, quienes conformamos la comunidad de reAcción también tenemos posicionamientos variados y opuestos al momento de “leer” la situación actual. Los valores y principios que nos mantienen unidos son también nuestros pilares para enfrentar desafíos que agravan la crisis, como las teorías de conspiración, el ataque infundado a las ciencias y la erosión de la solidaridad comunitaria que polariza.

“Nuestro éxito inicial nos está condenando. Como no vimos la tragedia inicial, empezamos a creer que es mentira”.

La intensa necesidad causada por la crisis económica, la sensación de abandono, la cercanía del hambre y el incremento de la desigualdad social fueron temas comunes y compartidos. Los contrastes y matices se hicieron evidentes en temas como el peso de la responsabilidad entre el gobierno, la ciudadanía y nuestra propia herencia (léase deuda) histórica en salud, educación y protección social.

A continuación un resumen de frases e intervenciones de personas que conforman nuestra comunidad luego de una reunión extraordinaria a fines de agosto de 2020.

Gobierno

  • La ciudadanía cumplió; el gobierno, no.
  • El gobierno no tiene credibilidad; es informal, no se nota que hayan analizado pros y contras. La manifestación ciudadana parece haber expuesto la inviabilidad de implementar el retroceso de fases. Hay mayor incertidumbre en lo legal y económico.
  • El subsidio es insuficiente y la capacidad de comunicación del gobierno es ineficiente.
  • Buen trabajo del MSPBS en la medida de su bajísima capacidad, pero mala estrategia de comunicación.
  • El gobierno tiene la mayor parte de la culpa. Esto iba pasar, pero supuestamente debíamos estar mejor preparados a estas alturas.
  • Existen grupos en el gobierno como el del Dr. Sequera que parecen esforzarse por hacer bien las cosas, aunque siguen habiendo errores graves.
  • La recomendación de retroceder fases puede tener sustento, pero tampoco hay capacidad para controlar. A eso se suma la crisis económica y los evidentes privilegios que tienen los poderosos.
  • Ineficiencia en el manejo de los tests, que suma a la falta de credibilidad.
  • Los recursos comunitarios para ollas populares se van agotando. Aparentemente no tenemos capacidad gubernamental de enfocarnos en más de un tema a la vez.

Ciudadanía

  • A la gente le importa cada vez menos el virus; la inmediatez de las necesidades económicas se antepone a la consciencia sobre los riesgos sanitarios. Hay corresponsabilidad de la ciudadanía.
  • La gente no necesariamente cree que existe el virus, pero es difícil juzgar porque nuestra propio sistema educativo no ayuda.
  • La culpa también se debe enfocar en contexto histórico. Son décadas de desidia en salud y educación.
  • Problemas de nuestra idiosincracia: no consultamos en un hospital hasta que estamos en situaciones críticas. Además, se asigna un estigma a quienes resultan “positivos” al test COVID-19. Sumado al hecho de que los positivos no pueden trabajar por 3 semanas, se crea un incentivo negativo y la gente evade el test por miedo al estigma y a no trabajar por ese tiempo.
  • Falta madurez social; hay que diferenciar la gente que quiere trabajar y hay otra que quiere socializar más que nada y resiste cambiar su estilo de vida pasado.
  • Los jóvenes están sosteniendo a sus familias, tratando de proteger a sus padres.
  • Es injusto culpar a la gente por ir a protestar.
  • Hubieron costos económicos para adecuarse a las exigencias sanitarias que luego se pierden con la crisis económica y el retroceso de las fases.
  • La violencia en manifestaciones se puede percibir como positiva para llamar la atención pública y eso es peligroso.
  • La disminución de los ingresos limita el efecto de la postergación de los compromisos económicos. Es decir, no se van a poder pagar alquileres y otros compromisos a futuro simplemente porque se posterguen ya que los ingresos siguen sin recuperarse.
  • Nuestro éxito inicial nos está condenando. Como no vimos la tragedia, empezamos a creer que es mentira.

Queremos transmitir estas certezas: el COVID-19 existe, no es una conspiración; el uso de máscaras y el distanciamiento social son fundamentales; el gobierno es corrupto e incapaz, pero eso no hace desaparecer al virus o su capacidad de robarnos a seres queridos.

La solidaridad social será imprescindible para que superemos esta crisis.

compartir en:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
“Nuestro éxito inicial nos está condenando”
David Riveros García
Autor

Artículos relacionados

Participación
Herramienta ciudadana para monitorear el gasto público
Educación
Convocatoria a periodistas de Asunción, Encarnación y Ciudad del Este para contar historias de situación en infraestructura escolar
Participación
Significativamente colorados, atentos: Chake el Coco les puede llevar