San Dionisio: La historia de una pecera abandonada

EnCiudad del Este hay escuelas que son una pecera. Frágiles, pequeñas e invisibles para las autoridades competentes, olvidadas hasta que el agua se va ensuciando y enfermando a todos los peces, con un cristal tan fino como el viento que protege sin esfuerzo a los alumnos de estas casas de estudio. La Escuela Básica N°5423 San Dionisio es tan solo un punto difícil de encontrar en el mapa de Ciudad del Este pero por más que no se escuche el eco, allí hay voces.

La escuela de San Dionisio lleva arrastrando una piedra por años, un problema que no es difícil de solucionar pero que crece impidiendo que el ambiente para los alumnos sea adecuado. Ubicada en el barrio Che la Reina, rodeada por el arroyo Acaraymi, la escuela San Dionisio sufre de inundaciones cada vez que llueve, un problema que en el mismo barrio suele causar dificultades. Debido al nivel bajo en que se encuentra el barrio, a la presencia del arroyo, a las fuertes lluvias y a la pobre infraestructura de la institución, las aguas llenan el patio y los pasillos de la institución haciendo imposible el tránsito en la escuela.

“(…) Vivimos por acá cerca y esta es una zona que cada vez que llueve tiene problemas con las inundaciones, y no es solamente en el colegio si no en los alrededores. Hay un arroyo y de ese arroyo viene el agua. Mi hijo está en octavo grado. Por acá cerca no hay una escuela donde podamos mudarle. A veces, el agua llega hasta las ventanas de las aulas”. El cantinero de la institución, Osvaldo Barrientos, y además Presidente de la ACE (Asociación Cooperadora Escolar, suelen ser las asociaciones de los padres de las instituciones).

Vídeo grabado por un padre de familia, que demuestra el estado de la escuela, cada vez que llueve.

“En el contrato 69/2017 se destinó Gs. 390 millones para la ‘Construcción de Pavimento tipo empedrado, asfalto, canalización y baden en el barrio Che La Reina — Escuela San Dionisio´, sin embargo el barrio y la escuela se siguen inundando.”

Hace años esta escuela fue abandonada para su deterioro, las decisiones tomadas para resolver esta situación fueron pobres e ineficaces, y por estas razones la escuela de San Dionisio aún se enfrenta al mismo obstáculo:

1. El MEC no capacita a las comunidades educativas de los colegios y las escuelas para determinar sus necesidades.

La Municipalidad y la Gobernación reciben recursos del FONACIDE con los que deben invertir en infraestructura escolar, pero deben respetar un proceso.

Si quieres aprender más detalladamente sobre cómo una escuela o colegio debe recibir FONACIDE, lee este artículo.

Sin la participación de las comunidades educativas las escuelas no pueden asegurar recibir FONACIDE, sin embargo, las autoridades educativas de instituciones como la escuela San Dionisio no cuentan con una preparación suficiente para expresar el problema principal de la escuela. El manual de microplanificación del MEC expresa que las escuelas deben recibir asistencia por parte de la Dirección de Infraestructura del MEC para identificar sus necesidades en el proceso de microplanificación, pero esto no se corresponde a la realidad.

2. El listado de priorización es incoherente y se hicieron obras ineficientes.

En el contrato 69/2017, durante la administración municipal de Sandra McLeod de Zacarías, se destinó Gs. 390 millones para la “Construcción de Pavimento tipo empedrado, asfalto, canalización y baden en el barrio Che La Reina — Escuela San Dionisio”, sin embargo el barrio y la escuela se siguen inundando.

Además, la escuela San Dionisio debería de haber estado priorizada en “otros espacios” para así reforzar su infraestructura y evitar las inundaciones en su escuela, sin embargo sólo estuvo priorizada en altos lugares en la lista de “Aulas”, “Sanitarios” y “Equipamientos”, lo que revela la incoherencia en el listado de priorización y nos lleva al siguiente punto:

3. Las autoridades Gubernamentales y Municipales no tienen contacto con las escuelas y por lo tanto no conocen sus necesidades.

Las intervenciones recibidas no se destinaron a solucionar el mayor problema de la institución.

No queda claro por qué una situación de urgencia se adorna en vez de arreglarse. Se deben solucionar primero las inundaciones para luego ir tapando otras necesidades menos urgentes, esta falta de atención por parte de la Municipalidad y de la Gobernación afecta directamente el estado de las escuelas urgentes.

4. Una curita no puede tapar una herida de bala.

La escuela San Dionisio necesita una solución definitiva para detener las inundaciones, las ideas mediocres pensadas a corto plazo no funcionan, sobre todo si no hay disposición para arreglar una chapuza en el período de tres años, como fue en el caso de la frágil muralla.

Además, la causa de las inundaciones no es solamente la presencia del arroyo. Marcelo David Duarte Villalba, arquitecto con una maestría denominada “Master International Bim Manager”, realizada en la Ciudad de Barcelona, visitó la institución para analizar la problemática y explicó lo siguiente:

“No hay un lugar donde el agua se dirija. Se necesitan canaletas y registros, como el territorio es plano, se debe construir un sistema de canales para redirigir la corriente del agua”.

Esta combinación de desastres crea la tormenta perfecta que daña mucho más a los alumnos que cualquier tormenta eléctrica que pueda inundar sus aulas. Si la educación a recibir depende del clima, la culpa es de la pobre infraestructura de la escuela que no ha sido reforzada en siete años de vida del FONACIDE.

Se debe garantizar la seguridad de los estudiantes en las escuelas.

Un artículo del Centers for Disease Control and Prevention” , indica que la exposición ante el moho causado por la humedad puede llevar a resfriados, picazón en los ojos, y en caso de personas con alergias y asma pueden haber reacciones más severas, las cuales incluyen fiebre y dificultades en la respiración.

Las escuelas o colegios deben ser los lugares más seguros para los estudiantes después de sus casas, los niños y niñas deben sentir una protección que los estudiantes de la Escuela San Dionisio evidentemente no alcanzan a sentir.

Desde lejos y desde sus asientos, para las autoridades Municipales y Gubernamentales los puntos perdidos en el mapa pueden parecer insignificantes, tan solo escuelas empapándose. Lo que no saben es que si hacemos zoom en los puntos más perdidos, al principio encontramos barrios en mitad de la nada, luego escuelas que continúan debilitándose, luego paredes que se ablandan y finalmente niños y niñas en estado de vulnerabilidad y pobreza que no tienen escapatoria de su situación.

Estas escuelas y estos niños y niñas merecen una autoridad Municipal que esté a la altura de las problemáticas en infraestructura escolar de nuestro Municipio, las escuelas ya no quieren ser peceras olvidadas en mitad de la suciedad corriendo siempre el riesgo de caerse y hacerse añicos, las escuelas quieren una administración que quiera y sepa usar el FONACIDE como corresponde, porque las cosas deben hacerse bien, o no hacerse.

Por Un Paraguay Transparente,

reAcción Paraguay

Este artículo fue escrito por Luiz Brizuela, voluntario del programa Periodismo ParaguaYOite. Además de sus colaboraciones aquí, podés leerle en Informate UNE donde se desempeña como Jefe de Departamento Editorial.

compartir en:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
David Riveros García

Artículos relacionados

Educación
Estudiantes secundarios excluidos en CDE
Educación
La administración Prieto improvisa, arriesgando el sector educativo de Ciudad del Este
Educación
Hitos 2020 reAcción Paraguay