La administración Prieto improvisa, arriesgando el sector educativo de Ciudad del Este

El Intendente Miguel Prieto todavía está a tiempo de corregir errores para preservar la institucionalidad del Consejo Distrital de Educación que preside. No hacerlo sentaría un precedente nefasto, parecido a las acciones de la administración Zacarías y que facilitaría la vida de los colorados durante las Elecciones Municipales y si retomaran el municipio.

La primera reunión 2021 del Consejo Distrital de Educación (vigente) de Ciudad del Este se celebró el jueves 14 de enero del corriente y no fue un buen inicio. Sucedió días después de que miembros del Consejo se enteraran por otros medios que el Director de Educación de la Municipalidad de Ciudad del Este, José Luis Guggiari, envió notas de invitación para la conformación de un consejo adicional de educación. Dicha reunión se realizó el 13 de enero (como consta en la nota). Los miembros del Consejo vigente quedamos en asombro por la falta de transparencia y la incoherencia del Director al convocar la creación de un estamento paralelo mientras el Consejo vigente ha trabajado por varios meses en formalizar su Reglamento Interno y Estatutos Sociales, a pedido del propio Director Guggiari.

La primera reunión 2021 del Consejo Distrital de Educación (vigente) de Ciudad del Este se celebró el jueves 14 de enero del corriente y no fue un buen inicio. Sucedió días después de que miembros del Consejo se enteraran por otros medios que el Director de Educación de la Municipalidad de Ciudad del Este, José Luis Guggiari, envió notas de invitación para la conformación de un consejo adicional de educación. Dicha reunión se realizó el 13 de enero (como consta en la nota). Los miembros del Consejo vigente quedamos en asombro por la falta de transparencia y la incoherencia del Director al convocar la creación de un estamento paralelo mientras el Consejo vigente ha trabajado por varios meses en formalizar su Reglamento Interno y Estatutos Sociales, a pedido del propio Director Guggiari.

La nota enviada a espaldas del Consejo vigente menciona que la finalidad es “cumplir con las necesidades educativas del distrito que se suscitan con urgencia”. No se necesitaba conformar un consejo adicional para tal fin; bastaba con que la administración Prieto ejecute los cerca de 17 mil millones de Guaraníes del FONACIDE que quedaron intactos en 2020. Con eso hubiera sido más que suficiente para paliar varias necesidades del sector educativo de Ciudad del Este. Pero la administración Prieto se enfocó en construir varios empedrados y la costanera, mientras que la infraestructura educativa fue relegada. Y esto a pesar de que en varias reuniones de 2020, los miembros del Consejo expresaron sus preocupaciones y urgentes necesidades de mejoras en infraestructura.

Esta nota tomó por sorpresa incluso a los Supervisores Educativos de Ciudad del Este, que forman parte del Consejo vigente y que no fueron invitados ni notificados al respecto. Estas acciones generaron un quiebre de confianza con el Director Guggiari, que había solicitado al Consejo vigente enfocarse en la finalización de su Reglamento Interno y Estatutos Sociales. Siguiendo ese pedido, los miembros del Consejo hemos trabajado por meses en los documentos solamente para encontrarnos con la sorpresa de la convocatoria a otro grupo de representantes a conformar otro Consejo.

La reunión del 14 de enero fue informal porque no se llegó a tener quórum, pero se mantuvo por más de una hora. Llamativamente, a diferencia de las reuniones previas y según lo que establece el Reglamento Interno aprobado, esta reunión no fue transmitida desde la página de la Dirección de Educación y Cultura de la Municipalidad de CDE para acceso público. A la fecha, se confirmó que la municipalidad tampoco grabó la videollamada de la reunión.

Los argumentos principales del Director Guggiari expuestos durante la reunión para justificar la convocatoria que hizo a espaldas del Consejo vigente para conformar otro consejo municipal de educación constan a continuación:

  1. Ejercicio de la libertad de asociación.
  2. Lentitud del Consejo vigente en avanzar con el reglamento interno y estatutos sociales.
  3. La urgencia de la inscripción jurídica del Consejo vigente para recibir recursos propios del Municipio que serán transferidos por primera vez en la historia.
  4. Conectar directamente con los Directores/as del Distrito.
  5. Falta de apoyo del Consejo vigente en un par de actividades de la Dirección de Educación a fines de 2020.
  6. El nuevo consejo (adicional) apoyará la gestión del Consejo vigente y tendrá otra agenda.

Pero hay algo aún más importante y peligroso en esta movida: el precedente y el espacio.

Ninguno de estos argumentos es coherente ni sirve como justificación para la creación de un consejo paralelo. Además, incluso si fueran argumentos válidos, es mal proceder de liderazgo que, a primera dificultad, se busque solucionar un problema creando un espacio alternativo sin consultar o al menos comunicar a quienes conforman el espacio actual vigente.

Abajo procedo a exponer las debilidades e incoherencias de cada uno de los argumentos del Director Guggiari. La mayoría de estos puntos los mencioné al propio Director durante la reunión del 14 de enero que, como aclarado, no fue transmitida ni grabada.

  1. La Municipalidad de Ciudad del Este es libre de convocar y crear grupos de cualquier tipo. Eso no fue cuestionado por ningún miembro del Consejo vigente. Ahora bien, no tiene sentido crear un espacio nuevo que ya existe y que la administración Prieto ya lidera. El Intendente Miguel Prieto es el Presidente del Consejo vigente. El vice-presidente de este Consejo vigente siempre ha sido un funcionario municipal; en el pasado recaía sobre la Dirección de Desarrollo Social y actualmente en la Dirección de Educación y Cultura a cargo del Director Guggiari. ¿Qué se gana con duplicar un espacio que la municipalidad ya está liderando?

2. En primer lugar, si el Consejo vigente ha pasado meses trabajando en los documentos necesarios para la inscripción jurídica, ¿qué hace pensar que el nuevo consejo convocado lo va poder hacer en menos tiempo para recibir recursos municipales? (A menos, claro, que se usen los documentos en los que el Consejo vigente avanzó o, que se imponga un modelo no participativo para el desarrollo del reglamento interno y estatuto del nuevo consejo convocado).

En segundo lugar, la elaboración democrática con participación de distintos sectores en la construcción de un Reglamento Interno y de un Estatuto es un proceso naturalmente lento. El Consejo Distrital de Educación vigente es un espacio en el que están representadas la municipalidad, el MEC (supervisores, directores y gremios docentes), asociaciones de padres, estamentos estudiantiles, entre otros. Debatir cada punto de los documentos toma tiempo. Desde el inicio no se podía esperar que ambos documentos se terminen rápidamente y menos en el contexto de la pandemia que tenía ocupados a todos los miembros del Consejo vigente. Construir institucionalidad toma tiempo; hacer bien las cosas toma tiempo; improvisar para avanzar rápido no construye y de paso asemeja prácticas Zacariístas.

3. Si la administración Prieto no ejecutó una sola obra con recursos del FONACIDE en 2020, aunque tenía a disposición aproximadamente Gs. 17 mil millones ese año, ¿por qué se creería que el Consejo vigente (o el nuevo en proceso de creación) ejecutaría más rápido los recursos que transfiera la municipalidad? De hecho, sería una verguenza que la administración Prieto finalmente ejecute primero sus recursos transferidos a un Consejo antes que los miles de millones del FONACIDE que duermen en su cuenta bancaria.

4. Los directores y directoras están representados en el Consejo vigente. Además, las Direcciones de instituciones educativas tienen conexión directa con las Supervisiones. Los supervisores conforman el Consejo vigente y tampoco estuvieron al tanto de la invitación. Suscita la pregunta: ¿por qué saltar encima de la atribución y conexión que tienen los Supervisores que ya están en el Consejo vigente?

5. Las actividades de la Dirección de Educación de la Municipalidad sucedieron en el mismo período en que la mayoría de los miembros del Consejo (todos voluntarios) se encontraba en el período de cierre de año. Además, la tarea principal del Consejo solicitada por el Director Guggiari fue avanzar tan pronto como sea posible los documentos arriba mencionados. Esperar que el Consejo pueda hacer adicionalmente otras cosas, sin considerar las actividades de los miembros del Consejo vigente, para luego criticar la lentitud o falta de apoyo demuestran falta de priorización de actividades del liderazgo del Consejo, el cual recae sobre el Director Guggiari. Adicionalmente, que el Consejo vigente no haya podido apoyar un par de actividades de la Dirección de Educación de la municipalidad no puede ser uno de los argumentos para justificar la convocatoria a la creación de otro consejo.

6. Este punto es el que tiene menos sentido y coherencia. El Director Guggiari convocó a la creación de otro consejo, el cual posiblemente él también liderará y también tendrá como presidente al Intendente Miguel Prieto. En ese caso, el director y el intendente liderarían 2 consejos de educación de Ciudad del Este. Un despropósito que duplica tareas, incrementa costos y, en consecuencia, haría aún más lento el funcionar de ambos consejos. Pero hay más.

En varios momentos de la reunión, el Director Guggiari dijo que el nuevo consejo en formación tendría otra agenda, diferente a la del Consejo vigente, pero nunca aclaró cuál. En ningún momento se explicó exactamente en qué diferían las atribuciones del Consejo vigente en comparación al nuevo consejo en conformación. La superposición de responsabilidades y la consecuente ineficiencia en la coordinación de ambos consejos es inevitable — sin mencionar de que podría existir oposición entre uno y otro consejo. No profundizaré en los problemas de gobernanza adicionales que generaría y que podrían convertirse en problemas políticos; simplemente diré que se debe analizar bastante bien antes de convocar a conformar un espacio similar al que ya existe. En reunión, el Director Guggiari admitió que la idea y la convocatoria surgieron la misma semana de la reunión convocada.

Es más, las personas que participaron de la reunión para conformar un nuevo consejo provienen de sectores que ya están o estarán representados en el Consejo vigente. Las partes del Estatuto ya terminadas han ampliado la representatividad y los espacios dentro del Consejo vigente para incluir, por ejemplo, 3 representantes de gremios estudiantiles secundarios, 3 representantes de gremios estudiantiles universitarios, 2 representantes adicionales de sociedad civil, representantes adicionales de asociaciones de padres y hasta de comisiones vecinales. También se previó que cada sector pueda elegir a sus representantes, algo que hasta hoy no ha sido posible. Entonces, ¿por qué convocar la conformación de un consejo adicional cuyos nuevos miembros ya estarían en el Consejo vigente y cuyo estatuto está a 70% de ser terminado?

Además de carecer de buenos y coherentes argumentos, la acción del Director Guggiari quiebra la confianza que existía entre los miembros del Consejo y su director. ¿Cómo no perder confianza cuando se toman decisiones de este tipo a espaldas de los actores que por años han contribuido voluntariamente al Consejo y que han cumplido con las solicitudes de su director?

Pero hay algo aún más importante y peligroso en esta movida: el precedente y el espacio. Primero, el precedente de que el Director del Consejo de Educación vigente, sin aviso previo, convocó a la creación de otro consejo a espaldas de los miembros actuales es el tipo de movida clásica que se espera de administraciones coloradas. En el futuro, si la ANR retomara el municipio, y si no estuviera consiguiendo lo que quiere con el legítimo Consejo establecido, fácilmente podría crear otro consejo y presentar excusas vacías. Su argumento sería: “la administración Prieto hizo lo mismo”.

Segundo, si el nuevo consejo se crea podrá ser un espacio y plataforma de manipulación de la propia municipalidad. Imaginemos, de nuevo, que la ANR retoma la municipalidad. Con este precedente, podría conformar a su gusto, vía invitaciones personales, un Consejo Distrital de Educación que responda a los intereses y pedidos de la Municipalidad. Y peor, dirían que ese espacio es legítimo porque “en la administración Prieto” así lo hicieron.

El Intendente Miguel Prieto todavía está a tiempo de corregir este error y preservar la institucionalidad del Consejo Distrital de Educación vigente, el cual preside. Según el Director Guggiari él ya no puede parar la conformación del nuevo consejo, lo cual es cuestionable. Pero el Intendente Prieto sí puede hacerlo para solucionar el problema.

El Director Guggiari debería aceptar su equivocación y comunicar a las personas que participaron de la reunión para la conformación del “nuevo consejo” a que se unan al Consejo actual. El Consejo vigente ha expandido espacios de participación y está abierto a la colaboración ciudadana. Esas personas que fueron invitadas al nuevo consejo deberían ser las que, en principio, se sumen al Consejo vigente.

La ciudadanía esteña debe saber lo que está sucediendo en el Consejo Distrital de Educación porque sus funciones van más allá de priorizar a las escuelas más necesitadas de nuestro municipio para recibir FONACIDE. Estamos hablando del sector educativo de nuestro municipio, el segundo mayor y más rico de nuestro país. Improvisar en el sector educativo sería como entregarse en bandeja a los ataques de los colorados durante las Elecciones Municipales de este año.

Y, finalmente, a pesar de lo sucedido, es mi percepción que los miembros actuales todavía están dispuestos a trabajar por el Consejo vigente, como corresponde. Si estas irregularidades se mantienen, no es seguro que siga siendo así. Las buenas intenciones son insuficientes si de verdad se quiere mejorar al sector educativo de Ciudad del Este. Se necesita más; se necesita hacer bien las cosas.

A la opinión pública.

compartir en:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
La administración Prieto improvisa, arriesgando el sector educativo de Ciudad del Este
David Riveros García

Artículos relacionados

Educación
Estudiantes secundarios excluidos en CDE
Educación
Hitos 2020 reAcción Paraguay
Educación
Los atrasos más largos del FONACIDE en CDE